07 junio 2013

Reseña: Saihôshi

Guardian y protegido.
Sastre, el Guardián del Norte, tiene la misión de escoltar al príncipe Anel a la pedida de mano de la princesa de un reino vecino. Para asegurar el anonimato del príncipe durante el largo viaje, el joven sirviente Kaleth se ve forzado a hacerse pasar por él, provocando una enemistad con el Guardián que pondrá en peligro la misión.
Los guardianes son formidables guerreros, adiestrados severamente para cumplir con su mision ante todo. Deben su vida a la Orden y se les está prohibido tener relaciones. Pero Sastre pronto descubrirá que hay cosas más importantes que el deber.
Historia
Para evitar una guerra, el príncipe Anel se ve obligado a contraer matrimonio con una princesa del reino vecino y para ello debe viajar allí. Para su protección, se solicita la ayuda de Sastre, el temido Guardián del Norte. Para mayor protección de Anel, se decide que uno de sus sirvientes, Kaleth, se haga pasar por él, lo cual va a traer muchos problemas.

Opinión personal
He tenido el gusto de leer otras obras de las Kôsen, por desgracia, hace años que Saihôshi –tal y como se publicó originalmente– está descatalogado, así que pensaba que jamás tendría la oportunidad de tenerlo en mis estanterías. Sin embargo, EDT –y las Kôsen– decidieron rescatar la obra y no sólo eso, sino que integraron también la secuela en forma de novela que se escribió años después y fueron publicando en su blog. Mi alegría fue grande, y más aún cuando la propia Diana me ofreció un ejemplar para reseñar esta obra que me ha gustado más incluso de lo que esperaba.
Sastre es un Guardián que se debe a su misión, hasta que su misión es la de escoltar al príncipe Anel y conoce a Kaleth, que se hace pasar por él en un viaje para conocer a la princesa del reino vecino que se casará con el príncipe. Los peligros empezarán a acechar a la comitiva y el Guardián deberá elegir a quién quiere proteger.
Os pongo sobreaviso: Saihôshi es una obra homoerótica. Es decir, hay escenas sexuales entre hombres. Si tenéis prejuicios al respecto (puede que no seais homófobos, pero no os agraden este tipo de escenas), entonces olvidaos. Si estáis dispuestos a leer algo diferente, entonces adelante. Os garantizo que la historia que encontramos en Saihôshi es completamente diferente a otras que hayáis podido leer. La parte de cómic es divertida y ágil, quizás algo acelerada, pero muy disfrutable. Por otro lado, la novela es más oscura y compleja y ahonda en aspectos que se pasan por alto en el cómic, como el origen de los guardianes y la Orden.
Sastre, el protagonista principal de esta historia, es un personaje que bajo su imponente apariencia esconde un corazón enorme y una gran ternura. En la parte novelada, su protagonismo se ve un poco ensombrecido porque comparte escenario con otros muchos personajes. Kaleth, aún con su aspecto inocente, es un joven valiente y con mucha iniciativa –ya me entendéis...–. Me alegra que en Redemption se profundice más en el pasado de personajes como Yinn, que ya me cayó bien en el cómic. Sin embargo, creo que hay otras historias que podrían haberse explotado también en la obra.
Diana, la parte de Kôsen que firma Saihôshi, no sólo demuestra una gran destreza con los pinceles –al igual que su compañera, todo hay que decirlo–, sino que se atreve a dar rienda suelta a su vena de escritora y nos ofrece una obra que engancha, rica en descripciones y con una historia bien construida. Se nota que no es una novelista consagrada, pero se desenvuelve con soltura y sabe mantener al lector interesado. Ha sabido construir su historia sin dejar flecos y desde aquí la animo a que siga escribiendo.
En definitiva, Saihôshi me ha encantado. Sabía que me gustaría, pero no esperaba que el conjunto de cómic y novela fuera a engancharme de esta manera –lo leí en un sólo día–. Estaré esperando a lo próximo de las Kôsen, porque nunca, nunca decepcionan. Os animo a que probéis Saihôshi, aunque si no estáis seguros de querer leer homoerótica, cualquier otra obra de ellas es una fenomenal opción.

Valoracion
4

Ficha
Título: Saihôshi (integral)
Autora: Diana Fernández (Studio Kôsen)
Año: 2006-2013
Editorial: EDT
ISBN: 9788499476636
Gracias a EDT y a Diana por el ejemplar para la reseña.

9 comentarios :

  1. ¿Ves como se leía rápido? :DD

    ResponderEliminar
  2. Ains, estoy deseando comprarlo... no conocía la obra, pero desde que leí la novedad de esta edición integral, tengo unas ganas locas *-*

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las novelas homoeróticas y el yaoi, así que si están juntas mejor que mejor :D

    ResponderEliminar
  4. Hola, Niva, muchísimas gracias por la reseña. Me alegra que te haya gustado tanto. Con tu permiso, voy a compartir esta reseña por ahí.

    En cuanto a los lectores de este blog, quisiera pedirles que no se sientan coartados a comentar porque yo, la autora de la obra en cuestión, pueda leerles. Me interese saber la opinión de todos, buenas o malas por igual. Pues de todo se aprende. :)

    Gracias, Niva, y felicitaciones por este estupendo blog.

    Diana

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy deseando leer algo mas de las Kôsen porque este gran tomo me ha gustado mucho, quizás pruebe con Lettera más adelante si averiguo cuantos tomos tiene, si son sólo dos o si serán más. Tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía pero parece muy prometedor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. AIns me encnataria conseguirlo!

    ResponderEliminar
  8. No lo conocía, gracias por la reseña ;)

    besitos<3

    ResponderEliminar
  9. Cuando estuve en la Fnac en Madrid me llamó poderosamente la atención pero en este terreno estoy muy verde y más de una vez meto la pata porque el dibujo de la portada me gusta (o cosas similareS). Viniendo la recomendación de ti, desde luego en cuanto lo encuentre en estas tierras me lo traigo a casa.

    ResponderEliminar

Que las palabras fluyan por tus dedos...

1. No spam: nada de enlaces.
2. Si quieres que visite tu blog o quieres afiliarme, no me dejes el link, mándame un correo.
3. Los comentarios con enlaces, peticiones de afiliación, etc., serán borrados. Para eso tenéis el correo